crema de garbanzos con tahini

Hummus: sano, sabroso y detox

Para los amantes del buen paladar, de la dieta mediterránea y de la cocina saludable…¡ llegan muy buenas noticas! Los nutricionistas más preparados coinciden en los indudables beneficios del hummus. El  hummus, hommoshoummous es sencillamente una crema de garbanzos cocidos con un poco de crema de tahini y aceite extra virgen de oliva.

houmous hummus y pan pita
Mezze griego a base de garbanzos y tahini

Hay que precisar que a estos ingredientes básicos: garbanzos, tahina, limón, aceite y sal, se pueden encontrar, según el país, variantes locales como ajo, perejil, pimienta negra, comino, pimentón, y muchas otras especias. De fácil preparación y muy versátil el hummus en calidad de mezze, es ideal para tapas, aperitivos, bocadillos y ensaladas. Esta salsa contiene gracias a los garbanzos y al tahini, 100% semillas de sésamo trituradas, un altísimo contenido de proteínas, grasas poliinsaturadas: Omega-3 y Omega-6, minerales: calcio, potasio, magnesio, zinc, fósforo, hidratos de carbono: fibra, y por supuesto vitaminas del grupo B: B1, B2, B3 y ácido fólico. De muy fácil preparación y listo en solo 10 minutos esta especialidad mediterránea nos ayuda a no perder el apetito y el buen humor durante los paréntesis de dieta y puede transformarse en un plato básico de nuestra cocina.

Ahora vamos a lo nuestro: la receta griega para preparar un hummus caseromediterráneo y detox! Ingredientes  para 8 personas: 225g de garbanzos secos, zumo de 2 limones, 150 ml de tahini, 2 cabezas de ajo, 4 cucharadas de aceite extra virgen de oliva, comino, sal, pimienta, perejil picado y pan pita.

Dejar los garbanzos reposar en agua una noche entera. Escurrirlos y llevarlos a ebullición por 2 horas hasta que consigan una consistencia tierna. Mixárlos guardando parte del agua de cocción y unos garbanzos enteros para después. Añadir poco a poco el zumo de limón y el agua de cocción sobrada hasta conseguir un puré denso y cremoso a la vez. Añadir el tahini, el ajo machacado, las 3 cucharas de aceite y el comino. Mezclar nuevamente y añadir sal y pimienta según el gusto. Guardar en la nevera unas 2-3 horas antes de servir en un plato con pan pita y decorado con un poco de perejil picado y unos garbanzos enteros. Se puede acabar la decoración con un poco de pimentón.

Y si alguna vez habéis tenido la suerte de probar este plato griego en la orilla de las aguas cristalinas y azules de las islas griegas SantoriniMikonos o Corfú ya sabréis que suele acompañarse con unas olivas Kalamata, una buena cerveza Mythos o una retsina Malamatina fría …

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *